05/12/2009

SECTAS Y MAYORÍA DE EDAD

Posted in Pensamientos a 08:21 por javierdelag

Colgada

Leo en Kurioso el caso de MariMerche, una miembro de la secta “Los Niños de Dios” cuya llorosa madre se reunió con ella en el antiguo “engendro” de programa de Paco Lobatón “¿Quién sabe dónde?” para intentar convencerle de que abandonara a sus compañeros y regresase a su hogar. 

Por supuesto no lo consiguió. ¿Por qué? El caso se complica porque MariMerche, cuando se fue de su casa, ya era mayor de edad. Y ese dato es crucial para entender lo que a mi me parece un intento verdadero de coacción: el de su madre.

Partiendo del punto de vista de que las “sectas” no parecen ser el mejor sitio en el que pasar tu vida, hay que reconocer que si eres mayor de edad tienes la capacidad suficiente como para decidir que quieres hacer el resto de tus días sea con tus padres o con la secta que más te apetezca. Es lo que tiene cumplir los 18. Por tanto, que aparezca una madre llorosa diciendo que han “raptado” a su hija…de 18 años…me parece un ataque a la libertad de esa hija que tiene todo el derecho a decidir con quien quiere estar en su futuro. Otra cosa es un auténtico rapto involuntario, lo que no parece en este caso ya que MariMerche se presenta voluntariamente para hablar con su madre. No hay nada que justifique la indignación de Merche madre, al menos desde un punto de vista legal.

Todo esto viene a cuento de que mi hija está a punto de cumplir los 18 y estoy muy sensibilizado con el tema de la mayoría de edad. Pienso que esa mayoría lo es con todas sus consecuencias y es responsabilidad de los padres hacer que nuestros hijos estén preparados para asumirla. Y por otra parte nosotros también debemos estar preparados para hacerlo. Tener un hijo es “alquilarlo” hasta los 18, darlo todo siempre y comprender desde el principio que nunca va a ser una “propiedad”, que desde luego tendrá sus propias ideas y hará lo que le venga en gana. Y no podremos evitarlo. Los hijos se convierten en padres y luego en abuelos, son iguales que nosotros, sus mayores, en deberes y derechos y al igual que nosotros no somos posesiones, ellos tampoco. Hay que tenerlo claro. No me gustaría que mi hija se fuera con una secta a los 18, creo que la he educado lo suficientemente bien como para que distinga entre el bien y el mal, dentro de un orden, pero si decide hacer algo diferente a lo que yo pienso intentaré apoyarle con todas mis fuerzas, intentaré aclararle las ideas, y si no lo consigo…es su vida. No me gustará pero tendré que fastidiarme y desde luego no creo que vaya a llorarle a Lobatón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: